¡Guerra y Pandemia! La Incertidumbre es el sello de la Nueva Realidad

El sello de la «Nueva Realidad» es la incertidumbre, no hay vuelta atrás, las personas y las organizaciones deberemos aprender y crear nuevas formas de interacción positiva y productiva.

Con la pandemia que inició a fines del 2019 y que trastocó la forma de relacionarnos, comunicarnos, vestirnos, trabajar y todas nuestras actividades productivas y recreativas, surgió el término «Nueva Realidad».

El inicio de la guerra entre Rusia y Ucrania generan una intensificación de la complejidad a nivel económico y político a nivel global y, por consecuencia, un incremento de la incertidumbre que vivimos.

Índice Mundial de Incertidumbre

Podemos decir que vivimos en un Mundo más allá del VUCA:

Vivimos en un Mundo de Gran Incertidumbre

Las organizaciones y en particular los equipos de trabajo deben aprender a gestionar la Gran Incertidumbre.

El papel del Líder ante la Gran Incertidumbre tiene como objetivo gestionar de manera efectiva para facilitar la productividad de sus colaboradores. Se trata de convertirse en verdaderos facilitadores de de recursos, en generadores de armonía, en formadores de líderes.

El Líder debe dominar su pensamiento y ser realista y positivo, evitar caer en la negatividad o el pesimismo, más también evitar el optimismo exagerado.

Te compartimos un video en el que nuestro Director, Jorge Daniel Romo, plantea cinco aspectos a considerar en el liderazgo para esta nueva realidad:

  1. Asumir el papel de Líder (Evitar la zona de la víctima o el Juego de la culpa)
  2. Administrar la GRAN incertidumbre, enfocando las pequeñas certezas (qué sí tenemos, que sí sabemos, en qué somos buenos)
  3. Promover y reforzar los comportamientos clave para la bienvivencia. (fortalecer los valores, las buenas prácticas, la armonía, la colaboración y la complementariedad)
  4. Firmeza, no dureza (Suave con la persona, firme con la conducta y el desempeño)
  5. ComunicACCIÓN (Ser sensibles del impacto de nuestra comunicación hacia los demás y las reacciones que la misma puede llegar a generar en ellos)

Hermosa Metáfora del Equilibrio, para enfrentar la nueva realidad

En este entorno en el que la incertidumbre, los cambios constantes y la falta de una visión clara del futuro nos abruman; date un espacio para reflexionar con este hermoso ejemplo de equilibrio y la importancia de conservar, preservar y defender tu esencia.

La nueva realidad requiere de personas más humanas y en equilibrio.

En decisiones de vida, piensa con el corazón y siente con el cerebro

En la vida, la toma de decisiones es crítica, desde lo básico entre levantarte y permanecer en cama, qué color de ropa usar, tomar agua, té o café; hasta decidir qué estudiar, en qué invertir, con quién estar.

Tradicionalmente se ha dicho que las decisiones se toman con el cerebro, de preferencia con la parte racional, y se minimiza la importancia de la parte intuitiva, así como las emociones que una decisión nos genera.

En los últimos años, la intuición y la importancia de sentirse bien a la hora de tomar una decisión se ha valorado más.

A partir de numerosos estudios y descubrimientos de cómo funcionan de manera coordinada el Cerebro, el Corazón, el Intestino y la microbiota Intestinal, y el entorno que genera este mundo caótico y cambiante; es fundamental ser conscientes de la importancia de considerar tu emoción y sentimientos a la hora de tomar una decisión importante. Por supuesto que los datos, la experiencia, el análisis de la realidad son importantes; sin embargo ¿cómo crearás nuevas experiencias y conocimientos, si no tomas riesgos?

La función principal de nuestro cerebro es protegernos, sobrevivir; es por ello que cuando experimentas una emoción, en especial una nueva e intensa, la amígdala lo traduce como miedo, provocando la reacción que te sea más natural: atacas, te paralizas o huyes.

Tampoco se trata de que te abandones a los impulsos de las emociones y sentimientos; la inteligencia emocional y la práctica de mindfulness te permitirán balancear de manera productiva la razón y la emoción a la hora de tomar decisiones de vida.

Te invito a ver el siguiente video para profundizar en la relación que tiene el cerebro y el corazón a la hora de tomar decisiones.