Tips para ser Feliz el próximo año

ritual-de-la-felicidadLa Psicología Positiva, una de las corrientes más extendidas y aceptadas en todo el mundo y que el doctor israelí Tal Ben-Shahar, profesor de Harvard, define como “la ciencia de la felicidad”, sostiene que la alegría se puede aprender, del mismo modo que uno se instruye para andar en bicicleta o a jugar fútbol: con técnica y práctica.

Estamos próximos a iniciar un nuevo año, así que, como parte de los propósitos de año nuevo, vale la pena tomar en consideración los siguientes tips para desarrollar el hábito de ser feliz.

1. Perdona tus fracasos. Es más: ¡celébralos! “Al igual que es inútil quejarse del efecto de la gravedad sobre la Tierra, es imposible tratar de vivir sin emociones negativas, ya que forman parte de la vida, y son tan naturales como la alegría, la felicidad y el bienestar. Aceptando las emociones negativas, conseguiremos abrirnos a disfrutar de la positividad y la alegría”. Se trata de darnos el derecho a ser humanos y de perdonarnos la debilidad.

frase-el-perdon-es-una-decision-no-un-sentimiento-porque-cuando-perdonamos-no-sentimos-mas-la-teresa-de-calcuta-132024.jpgYa en el año 1992, Mauger y sus colaboradores estudiaron los efectos del perdón, encontrando que los bajos niveles de éste hacia uno mismo se relacionaban con la presencia de trastornos como la depresión, la ansiedad y la baja autoestima.

2. No dés lo bueno por hecho: agradécelo. Cosas grandes y pequeñas. “Esa manía que tenemos de pensar que las cosas vienen dadas y siempre estarán ahí tiene poco de realista”.

El año pasado en este espacio dedicamos un artículo respecto a la importancia de agradecer, puedes recordarlo dando clic aquí.

3. Haz deporte. Para que funcione no es necesario machacarse en el gimnasio o correr 10 kilómetros diarios. Basta con practicar un ejercicio suave como caminar a paso rápido durante 30 minutos al día para que el cerebro secrete endorfinas, esas sustancias que nos hacen sentir drogados de felicidad, porque en realidad son unos opiáceos naturales que produce nuestro propio cerebro, que mitigan el dolor y causan placer.

Un equipo de investigadores norteamericanos y británicos publicó un reciente estudio que demuestra que las caminatas en grupo al aire libre ayudan a combatir el estrés y fomentan el bienestar mental. Los científicos de la Universidad de Michigan trabajaron en conjunto con la Universidad Edge Hill y evaluaron a 1.991 participantes en el programa de Inglaterra “Caminando por la salud”, que organiza cerca de 3.000 caminatas por semana para más de 70.000 participantes regulares. Lo que encontraron fue que estas caminatas en la naturaleza estaban asociadas a porcentajes mucho más bajos de depresión y que mitigaban los efectos negativos de los eventos estresantes de la vida y el estrés general. Sara Warber, profesora asociada de medicina familiar en la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan y autora principal del estudio, señaló que la gran muestra de estudio fue un factor determinante. “Observamos los comportamientos de un gran grupo, donde algunos decidieron salir a caminar y otros no, en vez de nosotros decirles qué hacer”, dijo. “Después de 13 semanas, aquellas personas que eligieron las caminatas al menos una vez a la semana experimentaron emociones positivas y menor estrés“.

“El estrés nunca va a desaparecer, así que es importante tener una manera de lidiar con él.  Caminar en la naturaleza es un mecanismo para afrontar cosas y los beneficios no son solo físicos”

Warber y la co-autora, Kate Irvine, principal investigadora en el Grupo de Investigación de Ciencias Sociales, Geográficas y Económicas, en el Instituto James Hutton, en el Reino Unido, recomiendan hacer al menos 3 veces a la semana caminatas al aire libre y en la naturaleza para experimentar beneficios. Además añaden que las caminatas cortas y frecuentes son más beneficiosas que las largas y ocasionales.

4. Simplifique, en el ocio y el trabajo. “Identifiquemos qué es lo verdaderamente importante, y concentrémonos en ello”, propone Tal Ben-Shahar. Ya se sabe que “quien mucho abarca, poco aprieta”, y por ello lo mejor es centrarse en algo y no intentarlo todo a la vez. Y no se refiere solo al trabajo, sino también al área personal y al tiempo de ocio: “Mejor apagar el teléfono y desconectar del trabajo esas dos o tres horas que se pasa con la familia”.

pacienciaenfoque

El poder del ENFOQUE y ESTAR PRESENTE pueden hacer la diferencia en tu vida y en la calidad del tiempo dedicado a tu trabajo y tus relaciones. Hoy en día la cantidad de distractores a nuestro alrededor, muchos de ellos bastante adictivos, nos hacen perder de vista lo importante, nos restan productividad y, tal vez lo peor, afectan la calidad de lo que hacemos, decimos y pensamos.

No te compliques, simplifica, libérate de las distracciones y dedica tiempo de calidad a todo lo que hagas.

5. Aprende a meditar. Este sencillo hábito combate el estrés. Miriam Subirana, doctora por la Universidad de Barcelona, escritora y profesora de meditación y mindfulness, asegura que “a largo plazo, la práctica continuada de ejercicios de meditación contribuye a afrontar mejor los baches de la vida, superar las crisis con mayor fortaleza interior y ser más nosotros mismos bajo cualquier circunstancia”. Tal Ben-Shahar añade que es también un momento idóneo para manejar nuestros pensamientos hacia el lado positivo, aunque no hay consenso en que el optimismo llegue a garantizar el éxito, sí le aportará un grato momento de paz.

Si bien la meditación puede sonar a algo muy profundo, complicado y que requiere de mucho tiempo, así como de un lugar adecuado para ello; pues no es así. Y para ello te invito a que veas este video sobre cómo meditar en un minuto. Practícalo. ¡Funciona!

6. Practica una nueva habilidad: la resiliencia. La felicidad depende de nuestro estado mental, no de la cuenta corriente. Concretamente, “nuestro nivel de dicha lo determinará aquello en lo que nos fijemos y en las atribuciones del éxito o el fracaso”. Esto se conoce como locus de control o ‘lugar en el que situamos la responsabilidad de los hechos’, un término descubierto y definido por el psicólogo Julian Rotter a mediados del siglo XX y muy investigado en torno al carácter de las personas: los pacientes depresivos atribuyen los fracasos a sí mismos, y el éxito, a situaciones externas a su persona; mientras que la gente positiva tiende a colgarse las medallas, y los problemas, “casi mejor que se los quede otro”. Sin embargo, así perdemos la percepción del fracaso como ‘oportunidad’, que tiene mucho que ver con la resiliencia, un concepto que se ha hecho muy popular con la crisis, y que viene prestado originariamente de la Física y de la Ingeniería, con el que se describe la capacidad de un material para recobrar su forma original después de someterse a una presión deformadora.

img_1037

“En las personas, la resiliencia trata de expresar la capacidad de un individuo para enfrentarse a circunstancias adversas, condiciones de vida difíciles, o situaciones potencialmente traumáticas, y recuperarse saliendo fortalecido y con más recursos”

Roberto Pereira, médico psiquiatra.

7. Come chocolate:  En los últimos años los científicos han demostrado que el consumo diario de pequeñas cantidades de chocolate negro o amargo es beneficioso para la salud del corazón. En la escuela de medicina de Harvard estudiaron que las personas que comían cierta cantidad de cacao con más propiedades antioxidantes que otro tipo de cacao, demostraron una mejora en la presión arterial.

En Toronto, Canadá hicieron un estudio maravilloso, consistía en dos grupos de personas, unos tuvieron que comer chocolate y los otros no. ¿El resultado? Se dieron cuenta que las personas que comían chocolate eran más propensas a ser más felices.

sexo-y-chocolate-fuente-de-felicidad-300x350

  • El chocolate estimula la producción de endorfinas en el cuerpo, provocando un gran sentido de felicidad.
  • Ayuda a aumentar los niveles de serotonina en el cerebro, actuando en el cuerpo como un antidepresivo.
  • El chocolate también contiene un estimulante, llamado feniletilamina, que tiene en el cuerpo el mismo efecto que un enamoramiento.
  • Su combinación de cafeína y teobromina despierta el ánimo.
  • Y además, el chocolate tiene un sabor exquisito que despierta y estimula los sentidos del gusto y el tacto, esenciales para disfrutar de los placeres del amor.

Pero no te excedas. El chocolate es alto en calorías y grasa. Para obtener sus beneficios, basta con comer un pedacito de chocolate puro que tenga al menos 65 por ciento de cacao.

Aquí tienes pues unos sencillos, pero poderosos, tips para ser feliz. Apúntalos en tu lista de propósitos para el año que inicia.

Emociones y Toma de Decisiones

brainvsheart_thumbTomar decisiones es una actividad continua del ser humano en todos los órdenes de la vida. Elegir entre varias opciones puede ser una tarea simple, pero a veces resulta tan complejo que se convierte en una preocupación importante. La toma de decisiones pone en juego numerosos procesos cognitivos, entre ellos el procesamiento de los estímulos presentes en la tarea, el recuerdo de experiencias anteriores y la estimación de las posibles consecuencias de las diferentes opciones.

La investigación actual pone cada vez más énfasis en que la toma de decisiones no constituye un mero proceso racional de contabilizar o comparar las pérdidas y ganancias que resultan de una elección determinada. Más bien parece ocurrir que los aspectos emocionales, derivados de la experiencia de situaciones parecidas, propias o vicarias, y aquellos aspectos asociados a las consecuencias o al contexto en el que se da la decisión, desempeñan un papel importante.

Las emociones guían la toma de decisiones, simplificando y acelerando el proceso, reduciendo la complejidad de la decisión y atenuando el posible conflicto entre opciones similares.

Esto no significa que las emociones y los sentimientos no puedan causar estragos en los procesos de razonamiento en determinadas circunstancias. La sabiduría tradicional nos dice que pueden, e investigaciones recientes del proceso normal de razonamiento también revelan la influencia potencialmente dañina de los sesgos emocionales. Tampoco quiere ello decir que cuando los sentimientos tienen una acción positiva tomen la decisión por nosotros; o que no seamos seres racionales. Sólo se sugiere en estas líneas que determinados aspectos del proceso de la emoción y del sentimiento son indispensables para la racionalidad. La emoción y el sentimiento, junto con la maquinaria fisiológica oculta tras ellos, nos ayudan en la intimidadora tarea de predecir un futuro incierto y de planificar nuestras acciones en consecuencia.

Nos encontramos, por lo tanto, ante una nueva perspectiva; la de considerar que las emociones, lejos de ser un obstáculo para la toma de decisiones adecuada, como se ha venido considerando en el marco del pensamiento racionalista, son un requisito imprescindible para la misma.

el-corazon-tiene-razones-que-la-razon-no-entiendeDe alguna manera, la investigación neurobiológica actual está confirmando lo que de forma intuitiva describió Pascal en su famosa afirmación de que “el corazón tiene razones que la razón ignora”. Esto no quiere decir que las emociones no puedan equivocarse. Y que tampoco determinadas emociones muy fuertes (precisamente aquellas más primarias, que por naturaleza del estímulo o por la historia personal irrumpen con violencia en la vida psíquica, impidiendo que se ponga en marcha el delicado mecanismo de consulta del lóbulo frontal) no puedan originar actos impremeditados y nefastos para la vida de una persona. Son estos, precisamente, los casos en los que el proceso decisorio que acabamos de describir no llega a producirse porque es arrollado por mecanismos más primitivos que secuestran la capacidad de decidir.

La nueva frontera del conocimiento sobre las emociones está modificando toda nuestra visión sobre la relación entre el pensamiento y el mundo afectivo del ser humano. Y estamos comprendiendo cada vez más que toda nuestra vida se haya gobernada por un timonel misterioso e inquietante de nuestros más profundos sentimientos.

Autor: Lucía Halty (Psicóloga Analista de Inteligencia), Universidad Pontificia Comillas de Madrid

Respira… control de emociones

En un reciente seminario de Inteligencia Emocional, me preguntaba un participante sobre la forma de controlar sus emociones. Al mencionarle la técnica de respiración profunda me percaté que no quedó completamente satisfecho.

Es muy común que busquemos “fórmulas mágicas” o “recetas” y que una solución que depende de hacer o modificar nuestros hábitos, sea descalificada de manera inmediata.

El Control de las Emociones depende en buena medida de nosotros mismos (a menos que exista una patología o desequilibrio químico de nuestro cerebro); la respiración profunda es la mejor forma de conectar nuestro cerebro con el resto de nuestro cuerpo, de conectarnos con el hoy y el ahora. Se trata de una técnica simple, pero poderosa; para tener conciencia de nuestras emociones; con tan solo cinco respiraciones profundas el mundo o la situación que enfrentamos, se percibe de otra forma.

A principios de este 2015, Julie Bayer Salzman y Josh Salzman de Wavecrest Films; publicaron su video “Just Breathe” basado en la metodología de mindfulschools.org para educar a los niños y jóvenes para adquirir conciencia de si mismos y controlar sus reacciones ante diversos estímulos.

Sin lugar a dudas es uno de los esfuerzos formales más exitosos, desde mi punto de vista, en la educación emocional.

Aquí el video subtitulado, si bien la técnica de respiración profunda no es explicada con claridad; sí permite visualizar la importancia de esta técnica para tener conciencia y controlar las emociones.