La Zona de Confort, el Arousal y su impacto en el Rendimiento y la Productividad

La zona de confort se ha estigmatizado de manera negativa por muchos autores; es momento de reconocer que en un entorno VUCA y en medio de la pandemia de COVID-19 y sus variantes, es una zona que permite lograr un alto nivel de rendimiento y productividad.

Cuando desarrollé el modelo de Equilibrios de Excelencia fue con base en mi experiencia en la gestión de personas y, al representarlo utilicé la llamada «curva normal», utilizada para representar límites en procesos y las probabilidades de eventos en ellos.

Al continuar estudiando acerca de la importancia del balance en la gestión de personas y de la inteligencia emocional, he ido profundizando y aprendiendo que el concepto de equilibrio para lograr el máximo rendimiento es bastante antiguo y, entre las primeras referencias, se encuentra la Ley de Yerkes-Dodson (1908), la cual afirma que

el rendimiento tiende a mejorar cuando las personas poseen un nivel óptimo de arousal o activación, en cambio, cuando el nivel sobrepasa o se ubica por debajo de él, en ambos casos el desempeño, tiende a decaer significativamente.

Importancia del Equilibrio en el Desempeño

Esta ley, producto de una serie de experimentos del comportamiento y su relación con la excitación de la corteza cerebral, generaron una serie de conceptos que hoy son especialmente vigentes en la «Nueva Realidad» y que merecen una atención especial.

La Zona de Confort.

Para Robert M. Yerkes y John D. Dodson, un estado de comodidad relativa genera un nivel constante de rendimiento.Sin embargo, también puntualizaron que para mejorar ese rendimiento necesitamos experimentar cierto grado de ansiedad, salir a conquistar un espacio en el que el estrés aumenta un poco. Llamaron a ese espacio «ansiedad óptima», e indicaron que se encuentra justo fuera de las fronteras de nuestra zona de confort.Para estos psicólogos investigadores la zona de confort es una zona productiva en donde puedes alcanzar un desempeño óptimo y que puedes crecerla a medida que enfrentas nuevas experiencias, retos y experiencias, las cuales, por supuesto te generarán cierto grado de estrés positivo y, ¿por qué no? hasta productivo; la clave es balancear la intensidad y duración de esos estímulos.

Equilibrio en el estrés

El Arousal.

El arousal es un constructo psicológico que mide la activación, tanto a nivel fisiológico como de los eventos internos de nuestro organismo. Por su calidad activadora de la conducta, tiene una relación directa con la atención y por ende, con el rendimiento.Mediante el arousal podemos predecir el desempeño de un sujeto en una determinada tarea, estableciendo una relación de mayor rendimiento con un nivel de activación elevado, que vendría representándose de forma variable desde el estado de sueño o vigilia, hasta los estados más altos relativos a la euforia, la excitación o incluso la cólera. Se podría decir que el arousal es activación en sí misma, es nuestra condición para actuar.

Arousal y Rendimiiento

El arousal tiene una relación estrecha con las emociones, pues estados emocionales intensos pueden provocar cambios bruscos en nuestros niveles de activación o arousal.Es por ello fundamental la autoconciencia y generar estados de activación o relajamiento que nos permitan lograr el balance adecuado y, así, alcanzar nuestro máximo nivel de rendimiento.

Curva de Rendimiento

Los Equilibrios de Excelencia.

Por lo anterior, el Equilibrio de Equilibrios se confirma como un modelo fundamental para el autoconocimiento, la autoconciencia y la autorregulación para lograr el máximo nivel de desempeño en tus relaciones personales y profesionales.

El Equilibrio de Equilibrios

Vivir en equilibrio no es un modo estático, sino un estado dinámico dentro de la Zona de Flexibilidad Situacional que te permite alcanzar tu máximo nivel de desempeño sin caer en los extremos que te alejan de la excelencia.

¿Deseas conocer más de la importancia del balance en tu gestión personal y profesional y profundizar en los Equilibrios de ExcelenciaCONTÁCTANOS en contacto@covire.org

Aprender a vivir en el Mundo VUCA después del Corona Virus (COVID-19)

El mundo ya cambió». Esta frase la he mencionado desde hace unos años un sinnúmero de veces en mis contribuciones en talleres empresariales y ponencias universitarias. Hoy, en medio de la pandemia del COVID-19, considero que la frase correcta es «El mundo está cambiando«.
En un artículo que publiqué en el 2017, acerca del mundo VUCA y la importancia de la colaboración mencioné que «…la sinergia será la energía que genere valor…«; hoy más que nunca es válida esta afirmación.

Ante la pandemia del Corona Virus, se presenta una paradoja, producto de la ambigüedad de esta realidad: por un lado, se plantea el aislamiento social como mecanismo de contención del contagio, por el otro, se requiere del apoyo, de la solidaridad, de la complementariedad para enfrentar las consecuencias económicas y laborales. Lo anterior genera enfoques antagónicos que plantean alternativas que las naciones y las organizaciones deberán conciliar en el futuro.

Desde mi perspectiva la alternativa Ganar-Ganar es clara: La Colaboración, fortalecida por la solidaridad, el empoderamiento y la generación de líderes que sean capaces de influenciar positiva y constructivamente la generación de redes de apoyo, de generar entornos de trabajo productivos, rentables, sustentables y, sobre todo, sanos y seguros.

El mundo VUCA es una realidad, cada día se refuerza, es nuestro presente y será nuestro futuro, aprender a vivir y fluir en este entorno será la clave para generar momentos de satisfacción personal  y laboral.

En el «Nuevo Mundo VUCA post COVID-19», buscar el equilibrio en nuestra vida y relaciones será fundamental. Si bien todos los modelos de Equilibrio de Excelencia aplican para las diferentes situaciones y contextos que enfrentaremos; el equilibrio del Realismo Positivo será fundamental para enfrentar la incertidumbre que se incrementa en estos tiempos.

Aprender a ser flexibles y realistas con respecto a nuestras expectativas de vida serán las llaves para experimentar felicidad; de no hacerlo así, la frustración será constante y la amargura se adueñará de nuestro comportamiento.


El mundo está cambiando, entenderlo y crear, aprender, emprender, relacionarnos, comunicarnos y, sobre todo, colaborar de acuerdo con las nuevas y cambiantes condiciones, será lo que nos permita avanzar y disfrutar del camino por la vida.

Te deseo un viaje de aprendizaje, colaboración y satisfacciones para ti, tu familia, tu equipo de trabajo, tu organización, tu sociedad, tu país… para NUESTRO mundo.

La (nueva) Fórmula de la Felicidad

En este mundo del siglo 21, en donde el cambio; la confrontación de ideas y creencias; la diversidad, en todas sus expresiones;  la desigualdad económica; la violencia, en todas sus formas; y tantos aspectos que hacen que la vida sea una vorágine interminable; la búsqueda de fórmulas o recetas mágicas para ser felices es una necesidad permanente de la humanidad.

La Felicidad ha sido tema y enfoque de innumerables autores; existen muchas expresiones para definir una fórmula de la Felicidad; desde las más simplistas, hasta las más elaboradas. Sin embargo, existe un factor común: la Felicidad depende de la forma en que cada persona enfrenta su realidad.

Tal y como lo señala Mo Gawdat, ingeniero de profesión y directivo de Google, 

“La felicidad no es lo que el mundo te da, sino lo que piensas sobre lo que el mundo te da”. 

Gawdat llevaba años trabajando en una ecuación que explicara la Felicidad y la puso en práctica en el momento más crucial de su vida: la inesperada muerte de su hijo Ali de 22 años durante una cirugía de apéndice que se complicó. La terrible experiencia y la forma en que enfrentó la tragedia, aplicando su fórmula de la felicidad, la comparte en su libro Solve For Happy.

Para desarrollarla, enumeró todos los elementos que le hacían feliz y trató de hallar un punto en común entre ellos. “La única cosa en común entre todos esos momentos es que somos felices cuando parece que la vida sigue a nuestra manera”, explica al periódico The Independent. Después, dio con la fórmula matemática:

La fórmula de la felicidad, propuesta por Mo Gawdat, es igual o mayor que los acontecimientos de su vida menos su expectativa de cómo debería ser la vida.

El directivo de Google relaciona la infelicidad de algunas personas con la manera en que se analizan los acontecimientos de nuestra vida. Su teoría contempla que hay seis ilusiones que impiden una visión real del mundo: el pensamiento, el yo, el conocimiento, el tiempo, el control y el miedo. Además, identifica siete puntos que nos hacen percibir una realidad distorsionada: filtrar, asumir, atrapar, recuerdos, etiquetas, emoción y exagerar.

Cuando estos elementos son replanteados en la ecuación, “empiezas a darte cuenta de que la vida, en realidad, cumple nuestras expectativas”, señala Gawdat. Para alcanzar la felicidad también es necesario aceptar cinco verdades: el ahora, el cambio, el amor, la muerte y el ‘gran diseño’ (la creencia de que la vida sigue patrones, de manera que nada es aleatorio). Así, la fórmula matemática definitiva de la felicidad es la diferencia entre la manera en que un individuo ve los acontecimientos de su vida y su expectativa de cómo debería ser su vida.

Seguramente está no será la última fórmula que trate de explicar la Felicidad; sin embargo el enfoque de Mo Gawdat es simple, práctico y, tiene un factor que lo hace único, surge del amor de un padre hacia su hijo.

¿Cuántas fórmulas de la Felicidad conoces?