Emociones y Toma de Decisiones

brainvsheart_thumbTomar decisiones es una actividad continua del ser humano en todos los órdenes de la vida. Elegir entre varias opciones puede ser una tarea simple, pero a veces resulta tan complejo que se convierte en una preocupación importante. La toma de decisiones pone en juego numerosos procesos cognitivos, entre ellos el procesamiento de los estímulos presentes en la tarea, el recuerdo de experiencias anteriores y la estimación de las posibles consecuencias de las diferentes opciones.

La investigación actual pone cada vez más énfasis en que la toma de decisiones no constituye un mero proceso racional de contabilizar o comparar las pérdidas y ganancias que resultan de una elección determinada. Más bien parece ocurrir que los aspectos emocionales, derivados de la experiencia de situaciones parecidas, propias o vicarias, y aquellos aspectos asociados a las consecuencias o al contexto en el que se da la decisión, desempeñan un papel importante.

Las emociones guían la toma de decisiones, simplificando y acelerando el proceso, reduciendo la complejidad de la decisión y atenuando el posible conflicto entre opciones similares.

Esto no significa que las emociones y los sentimientos no puedan causar estragos en los procesos de razonamiento en determinadas circunstancias. La sabiduría tradicional nos dice que pueden, e investigaciones recientes del proceso normal de razonamiento también revelan la influencia potencialmente dañina de los sesgos emocionales. Tampoco quiere ello decir que cuando los sentimientos tienen una acción positiva tomen la decisión por nosotros; o que no seamos seres racionales. Sólo se sugiere en estas líneas que determinados aspectos del proceso de la emoción y del sentimiento son indispensables para la racionalidad. La emoción y el sentimiento, junto con la maquinaria fisiológica oculta tras ellos, nos ayudan en la intimidadora tarea de predecir un futuro incierto y de planificar nuestras acciones en consecuencia.

Nos encontramos, por lo tanto, ante una nueva perspectiva; la de considerar que las emociones, lejos de ser un obstáculo para la toma de decisiones adecuada, como se ha venido considerando en el marco del pensamiento racionalista, son un requisito imprescindible para la misma.

el-corazon-tiene-razones-que-la-razon-no-entiendeDe alguna manera, la investigación neurobiológica actual está confirmando lo que de forma intuitiva describió Pascal en su famosa afirmación de que “el corazón tiene razones que la razón ignora”. Esto no quiere decir que las emociones no puedan equivocarse. Y que tampoco determinadas emociones muy fuertes (precisamente aquellas más primarias, que por naturaleza del estímulo o por la historia personal irrumpen con violencia en la vida psíquica, impidiendo que se ponga en marcha el delicado mecanismo de consulta del lóbulo frontal) no puedan originar actos impremeditados y nefastos para la vida de una persona. Son estos, precisamente, los casos en los que el proceso decisorio que acabamos de describir no llega a producirse porque es arrollado por mecanismos más primitivos que secuestran la capacidad de decidir.

La nueva frontera del conocimiento sobre las emociones está modificando toda nuestra visión sobre la relación entre el pensamiento y el mundo afectivo del ser humano. Y estamos comprendiendo cada vez más que toda nuestra vida se haya gobernada por un timonel misterioso e inquietante de nuestros más profundos sentimientos.

Autor: Lucía Halty (Psicóloga Analista de Inteligencia), Universidad Pontificia Comillas de Madrid

Lo básico de la Inteligencia Emocional

Después de un par de meses en los que me he alejado de este blog; pero que, de manera por demás intensa, he podido fortalecer mi convicción acerca de la importancia del manejo consciente y productivo de las emociones; considero muy apropiado volver a lo básico de aquello que dio origen a este espacio.

Es por ello que en este regreso, compartiré con ustedes algunos recursos en video que significan lo básico a tener en cuenta en este apasionante tema de la inteligencia emocional.

El primero de ellos no podía ser otro que la charla de Daniel Goleman en relación a su libro “La Inteligencia emocional”.

El segundo es un video de recopilación que entrevistas y ejemplos de lo que significa la inteligencia emocional en la práctica.

El tercero es un segmento de un programa en el que se hace referencia al contagio de emociones; aspecto que abordaremos con mayor detalle más adelante.

Espero, pues; que este regreso a lo básico, sea de tu agrado.