Objetivos para el éxito

El fin de un año calendario genera, de manera natural, una disposición a evaluar el camino recorrido, los logros, las metas alcanzadas, las experiencias positivas y las … constructivas, cuánto se ganó y cuánto se perdió, los aprendizajes, aquello que deberás soltar y lo que requieres conservar, … en fin es un buen momento para reflexionar y establecer la base para construir tu nuevo presente cotidiano, así como visualizar el futuro deseado.

Es por eso que definir objetivos que te “jalen” o que te “empujen ” -tú decides cómo prefieres avanzar-, es una buena práctica para empezar el nuevo ciclo que inicia con el siguiente año.

Definir objetivos es una actividad de gestión personal y profesional hasta cierto punto común, pero ¿se realiza de la forma adecuada?En mi práctica profesional es común que, al revisar los objetivos de una organización, un área o departamento específico, de un equipo de trabajo y hasta de individuos, directores o gerentes; sus objetivos estén lejos de cumplir al menos con la metodología SMART.

Es por ello que te comparto el siguiente video acerca de cómo establecer objetivos de manera que generen resultados e inspiren a tus colaboradores.

Si deseas acompañamiento, capacitación, consultoría, mentoría o coaching para establecer tus objetivos o los de tu grupo de trabajo o de tu organización, contáctanos, nos sentiremos honrados en contribuir en tu éxito en el año que inicia.

Escríbenos a contacto@covire.org

O a través de mi cuenta en Linkedin: linkedin.com/in/jdromo

Anuncios

Perder el control emocional te puede costar muy caro

PAREJA_PELEA

El control emocional es el objetivo de la Inteligencia Emocional. No se trata de eliminar las emociones, sino de administrar la energía que la emoción genera y orientarla hacia acciones constructivas y productivas; eso es ser inteligente emocional.

No es posible evitar sentir tristeza o enojo, tampoco puedes evitar sentir miedo; sí, tampoco puedes evitar al amor y ojalá nunca podamos evitar la alegría; lo que sí es posible es administrar la energía que se genera con esos sentimientos o sensaciones.

Para algunas personas el ser “apasionado” es positivo y constructivo y es verdad; pues es más sencillo administrar la energía de la pasión que crearla cuando no existe, como en la apatía por ejemplo. Sin embargo, la pasión al desbordarse puede ser peligrosa y dañar cosas, relaciones y hasta personas.

Ser inteligente emocionalmente te permite administrar la energía destructiva de tus emociones, canalizarla hacia objetivos o actividades que generen valor para ti, tu trabajo y tus relaciones personales y/o profesionales.

Por eso la recomendación es evitar tomar decisiones importantes cuando la energía emocional es muy alta (contento, triste, enojado, temeroso, etc.). Perder el control de la energía provocada por las emociones, te puede costar muy, muy caro.

 

Te puede interesar también El secuestro de la amígdala

Sí se puede decidir tener una actitud positiva

 

En el mundo las condiciones económicas, políticas, sociales, laborales y hasta personales, provocan que cada vez sea más común toparte con personas negativas, tóxicas; gente que está inconforme con su existencia y busca amargarle la existencia a los demás.

Actitud PositivaEn nuestra publicación anterior compartimos frases y un video acerca de la felicidad; parte de la retroalimentación recibida fue en el sentido de que era algo utópico alcanzar la felicidad; algo casi imposible en las condiciones del mundo en que vivimos.

Afortunadamente, en una de las redes sociales apareció un reportaje acerca de un hombre que, a pesar de sus condiciones, cada día decide asumir una actitud positiva, lo cual no solo le genera a él mismo momentos de felicidad; sino también a las personas que lo rodean.

Sirva este ejemplo del “Wolverine del metro de la Ciudad de México”; para demostrar que Sí es posible decidir asumir una actitud positiva y, por consecuencia, generar mayor felicidad para ti y quienes te rodean.