Auto Empodérate: Crea tu Filosofía Personal

La mayoría de nosotros vamos por la vida con una idea general de quiénes somos y, en muchas circunstancias, eso es suficiente. Nos las arreglamos. Pero, si quieres dar lo mejor de ti y fortalecer tu confianza en ti mismo, incluso tener menos miedo de las opiniones de las personas, necesitas desarrollar un sentido más fuerte y mucho más profundo de quién eres.

Para lograr este nivel más profundo de ti mismo, puedes comenzar desarrollando una filosofía personal: es decir, una palabra o frase que exprese sus creencias y valores básicos.

Al idear una filosofía personal, hágase una serie de preguntas:

  • Cuando estoy en mi mejor momento, ¿qué creencias se encuentran justo debajo de la superficie de mis pensamientos y acciones?
  • ¿Quiénes son las personas que demuestran características y cualidades que están alineadas con las mías?
  • ¿Cuáles son esas cualidades?
  • ¿Cuáles son tus citas favoritas? ¿Tus palabras favoritas?

Una vez que hayas respondido estas preguntas, encierra en un círculo las palabras que te llamen la atención y tacha las que no.

Después de estudiar lo que queda, trata de pensar en una frase u oración que se alinee exactamente con quién eres y cómo quieres vivir tu vida.

Comparte el borrador con un ser querido, solicita su opinión y afina tu filosofía personal a partir de ahí.

Luego, escríbela o imprímela en un buen papel, colócala a la vista y vuelve a ella todos los días.

Elaborar una filosofía personal puede ser un ejercicio revelador y poderoso.

Una vez que hayas desarrollado tu filosofía personal, comprométete a vivir de acuerdo con sus principios.

Comienza en casa. Dile a esa persona que la amas. Baila en una boda. Toma riesgos. Sé respetuosamente raro. (Eso probablemente significa, ser tú simplemente).

Luego, inténtalo en el trabajo. Da una presentación. Ve por esa promoción. Haz cosas que generen las opiniones de los demás. Cuando sientas que el poder de la opinión de otros te detiene, simplemente reconócelo y vuelve a conectarte con tu filosofía personal y ése objetivo más amplio que quieres lograr.

En el futuro, solicita comentarios de una lista corta de personas que te importan. La reflexión honesta es un componente vital del dominio de ti mismo, así lograrás Auto Empoderarte y, con esa actitud, nada podrá detenerte.

Sobre todo, recuerda que el crecimiento y el aprendizaje tienen lugar cuando estás operando al límite de tu capacidad. Es como inflar un globo que ya está casi inflado, vivir de acuerdo con tu filosofía personal requerirá más esfuerzo y poder, más el resultado, que es expresar auténtica y artísticamente quién eres, te empujará a vivir y trabajar con más propósito y significado.

Ejemplo: La filosofía personal de Pete Carroll entrenador en jefe de los Seattle Seahawks, es «competir siempre«. Para el entrenador Carroll, competir siempre significa pasar todos los días trabajando duro para mejorar y alcanzar su máximo potencial. Esta filosofía no es un lugar común o un eslogan; más bien, es su brújula, que guía sus acciones, pensamientos y decisiones. Como entrenador. Como padre. Como amigo. En cada área de la vida.

No esperes más y date la oportunidad de iniciar este año con tu filosofía personal como tu brújula para navegar en las aguas turbulentas de este mundo VUCA.

Basado en: «How to Stop Worrying About What Other People Think of You», de Michael Gervais

¿Requieres ayuda? Nuestro servicio de acompañamiento y coaching puede ser para ti.

Conoce nuestros servicios.

Hermosa Metáfora del Equilibrio, para enfrentar la nueva realidad

En este entorno en el que la incertidumbre, los cambios constantes y la falta de una visión clara del futuro nos abruman; date un espacio para reflexionar con este hermoso ejemplo de equilibrio y la importancia de conservar, preservar y defender tu esencia.

La nueva realidad requiere de personas más humanas y en equilibrio.

Enfrentando al COVID19 en Equilibrio para alcanzar la Vida Plena

Hace unos meses, reflexionando acerca de la manera de enfrentar los acontecimientos que se presentan, los eventos que suceden y las decisiones que tomamos; desarrollé, con base en el modelo de Equilibrio de Excelencia; un modelo para representar el equilibrio entre la causalidad y la casualidad para, al lograr el balance, alcanzar la vida plena.

En el Modelo de Equilibrio presentado en el libro Líder de Líderes, las personas que tengan comportamientos en los extremos; serán capaces de lograr niveles de desempeño altos; aunque para alcanzar la excelencia, deberán ingresar a la zona de EQUILIBRIO.
En este nuevo modelo, alcanzar la excelencia significa lograr vivir en plenitud.

El extremo de Causalidad. El principio de causalidad es un principio clásico de la filosofía y la ciencia, que afirma que todo evento tiene una causa. Así, si nosotros hacemos algo y conseguimos un determinado resultado lo será porque hemos puesto los medios adecuados para llegar a éste. Y a veces han sido muchas las razones o causas que nos han llevado a conseguir algo. Porque las cosas no ocurren de manera aislada, sino que unas están ligadas a otras en un proceso de interacción. Unas cosas suceden a otras y con frecuencia en el mismo orden. A los primeros sucesos en una relación los llamamos causas y a los segundos efectos. Decimos esto porque resulta importante destacar que el efecto, cuando conseguimos un determinado objetivo, es el resultado de una causa, o aquellos medios que hemos puesto sobre la mesa para llegar a este fin concreto. Y, por ello, el efecto es aquello que se consigue por virtud de una causa, o el fin para que se hace una cosa. Así, la relación que existe entre causa y el efecto alcanzado se llama causalidad.

Vivir en este extremo implica que todo cuanto nos sucede tiene una causa generada por nosotros mismos y que, si algo no resulta como se esperaba, entonces la culpa es nuestra, ya que «algo» hicimos para que el resultado no fuera positivo. Para quienes viven en este extremo, se busca el control de todo cuanto está en contexto con nosotros, lo cual cuando se radicaliza, se genera la ilusión de control total y se construye el paradigma de que todo es posible y que, si no es así, fue porque no se hizo todo lo que se debía hacer. Algunas personas se vuelven temerarias y, si bien llegan a generar resultados sobresalientes, el desgaste, presión y estrés provocados por este accionar continuo basado en que todo es posible, provocan que no lleguen a considerar aspectos que, por mucho que lo intenten, están fuera de su control.

Es por ello que este extremo no logra alcanzar la excelencia y disfrutar de una vida plena.

El extremo de Casualidad. Causalidad se refiere a cuando las cosas suceden de forma inesperada y sin que las pudiéramos prever. Casi sin darnos cuenta ocurren y sin que hubiéramos puesto los medios adecuados para que sucedieran, y, sin embargo, suceden. Tampoco es que no nos mereciéramos que ocurrieran, pero surgen con un menor esfuerzo que cuando ponemos nuestro máximo empeño en conseguir algo y, sin embargo, nos cuesta llegar a ello. Un día las cosas surgen sin más con absoluta facilidad. Aunque igual pudiéramos pensar que es el resultado de actuaciones anteriores, lo cierto y verdad es que surgen «por casualidad».

Vivir en este extremo genera en las personas una actitud de espera pasiva; se condicionan a las circunstancias y si lo que acontece es bueno, se dice que fue obra del creador o del destino; si las cosas salen mal, fue porque «así tenía que ser», se asume una posición de víctima y, en situaciones de crisis, el miedo es lo que hace que la persona actúe o deje de actuar. Algunas personas logran cosas con esta perspectiva de vida, se sienten «con suerte» y es por ello que no asumen la responsabilidad de lo que generan. Esto les impide alcanzar la plenitud de la vida.

El equilibrio para alcanzar la Vida Plena. Equilibrar la causalidad con la casualidad nos permite visualizar las posibilidades de una manera realista, prevenir aspectos que pongan en riesgo el logro de los resultados; ser proactivos al actuar con responsabilidad.

Vivir el equilibrio de la Vida Plena, nos permite aprender y asumir las consecuencias de lo que se hizo, así como de lo que se dejó de hacer; la relación con los demás nos permite aceptarlos y, cuando la relación falla, aceptar que hay aspectos que se escapan de nuestro control, incluso que las personas fallan y por ello, en el equilibrio, perdonar a la otra persona y a nosotros mismos para seguir adelante y crear una nueva relación o manera de actuar para vivir en plenitud.

En la zona de flexibilidad situacional de este equilibrio, podemos movernos desde el aceptar que hay condiciones y situaciones fortuitas y, con la conciencia de ello, arriesgarnos a dar los pasos que generen los resultados que buscamos. Si las cosas salen como esperamos, aprenderemos. Si no es así, también aprenderemos y seguiremos adelante.

La aplicación del modelo de Vida Plena ante el COVID-19. La contingencia sanitaria que ha provocado el Corona Virus a nivel mundial, es un ejemplo de un evento casual, al menos para la gran mayoría de los seres humanos, no es algo que ellos se hubieran generado.Vivir esta pandemia en el extremo de la causalidad implicaría asumir una responsabilidad por algo que ellos no generaron y más aún, pensar que, a pesar de las restricciones de interacción y actividad económica, es posible lograr todo cuanto se propongan.Por el lado del extremo de la casualidad, implica rendirnos al miedo que la información provoca y caer en una posición de víctima, esperar en forma pasiva que todo pase y que «sea lo que el creador quiera».

Vivir el equilibrio de la Vida Plena ante el COVID-19, nos permitirá enfocarnos en las posibilidades y planear y actuar en forma proactiva, tomar las precauciones necesarias para mantenernos saludables, crear acciones y actividades para sobrellevar el distanciamiento social; cuidar de nosotros de los demás, aprendiendo en cada paso para seguir adelante a pesar de las condiciones adversas.

Y tú ¿hacia qué extremo tiendes a moverte?

¿Cómo estás actuando para vivir con plenitud en este entorno de COVID-19?

Será genial conocer tus respuestas.