La Soledad ¿positiva o negativa?

juntos-solosEn los últimos 10 años, el sentimiento de soledad se ha extendido en el planeta, a pesar de la enorme capacidad de conexión que, a través de la tecnología, es posible hoy en día. Sin embargo, esta conexión no es suficiente para apaciguar la creciente sensación de soledad en las personas; es más, se dice que incluso es precisamente esa capacidad de conexión lo que provoca un mayor sentimiento de soledad, al preferir las relaciones a distancia (virtuales) que las presenciales.

Recientemente, se habla de la soledad como una epidemia del siglo 21. Por sus implicaciones emocionales, hemos decidido enfocarnos en ella.

Estar solo, no es lo mismo que sentirse solo.

La ensayista estadounidense Alice Koller decidió convertirse en ermitaña y, a partir de esa experiencia, escribió una serie de ensayos titulados “Las estaciones de la solitud”. “Ser solitario es estar solo y bien”, concluyó. “Estar solo, lujosamente inmerso en actividades de tu propia elección, consciente de la plenitud de tu propia presencia en lugar de la ausencia de otros. Porque la solitud es un logro”.

La palabra solitud, que la RAE la define como «carencia de compañía o lugar desierto»; recientemente se ha utilizado para diferenciar entre estar solo (solitud) y sentirse solo (soledad).

soledad--walter-riso

Algunos estudios nombran dos tipos de soledad: la positiva, la cual podría compararse con la solitud, y la soledad negativa.

El International Journal of Ageing and Later Life, incluyó un artículo quejándose de la representación en los medios de comunicación finlandeses de las personas mayores solitarias como un problema. Una sección, titulada “La posibilidad de la soledad positiva”, argumentó que la soledad, el silencio y la privacidad pueden verse como requisitos necesarios para el trabajo creativo.  Además, el documento sugiere que la soledad positiva no es solo un requisito previo para escribir o pintar, sino que también tiene otros significados beneficiosos.

La soledad positiva es aquella en la te reencuentras contigo mismo, no hay carencia o ausencia de alguien o algo, Estás solo, pero te sientes completo.

La soledad negativa, o simplemente soledad, implica carencia; ausencia de pertenencia, aparece como algo sentido/emocional. “…Implica una percepción subjetiva del aislamiento: la discrepancia entre el nivel de interacción social deseado y el real”, según Julianne Holt-Lunstad y Timothy B. Smith, investigadores en Psicología en la Universidad Brigham Young.

La mejor diferenciación de una soledad positiva (solitud) y una negativa, la encontramos en una frase en el blog de Vicente Flores:

El estar sin la compañía de alguien y disfrutarlo, se le llama “solitud”, que es muy diferente a la “soledad”.  La soledad se distingue por un sentimiento de vacío, que no se da cuando estás en solitud.  Se dice que la capacidad de disfrutar el pasar tiempo solo(a)s es señal de madurez emocional.  Estar en tu propia compañía te da la oportunidad de ver hacia donde te estás dirigiendo en todas las áreas de tu vida.

(María de los Ángeles, 2010)

robbin w - soledadMantente al pendiente de nuestras futuras publicaciones acerca de la soledad y su impacto emocional.

Anuncios

El Amor en el siglo 21: Amor Líquido

amor-wifiEl siglo 21 (XXI) se ha caracterizado por:

  • La volatilidad, la incertidumbre, el caos y la ambigüedad (VUCA por sus siglas en inglés).
  • Los cambios y desarrollos tecnológicos que han transformado la comunicación: de la emocionante espera a la angustiante inmediatez.
  • La cultura alrededor de lo desechable que influye no solo lo material, sino que afecta las relaciones laborales y entre las personas.
  • La interacción de 5 generaciones en el entorno laboral y familiar, producto de los tres puntos anteriores y de la longevidad que se amplía cada vez más.

¿Cómo se ha afectado el amor con las mencionadas condiciones? Veamos el concepto de Amor líquido.

Prof-Zygmunt-BaumanZygmunt Bauman, acertado filósofo y sociólogo polaco (1925-2017), enfocó los últimos años de sus estudios y análisis en torno a la posmodernidad, la globalización, el consumismo y la nueva pobreza. De ahí surgió el concepto de modernidad líquida para explicar a las sociedades del mundo moderno. Para el sociólogo, la fragilidad del vínculo es la realidad de nuestras relaciones. De ahí lo de líquido, de la maleabilidad de la forma y de la facilidad de división de los elementos en estado líquido. Bauman estimaba la sociedad actual como un mundo ocasional. Gran parte de las personas que la conformamos buscamos la satisfacción momentánea: ese hecho puntual que nos alegra durante un minuto; al siguiente es desechado, y unos segundos después, casi olvidado. Según el ensayista, el amor relacional, el amor propio, también es líquido. ¿Cómo podemos querer a otra persona si antes no nos queremos a nosotros mismos? ¿Qué vamos a ofrecer si no tenemos nada valioso que ofrecer? ¿Con qué vamos a corresponder si nos ofrecen algo valioso? Nuestra falta de autoestima nos lleva a tener relaciones que se diluyen en cuestión de segundos.

Corazón-de-aguaPor ello, el término amor líquido, y todo cuanto se refleja en nuestra realidad actual, se nos escapa de las manos porque no somos capaces de solidificarlo y asirlo con la fuerza necesaria, ni siquiera el amor hacia nosotros mismos. Vivimos en el mundo efímero del instante como coleccionistas de eventos líquidos. Cada día nos cuesta más crear una realidad sólida formada de amor propio y relaciones verdaderas que duren en el tiempo con la consistencia requerida.

Para Bauman, los humanos modernos necesitamos compromisos fuertes. Y el primero tiene que ser con uno mismo. Sin amor propio, sin responsabilidad personal, sin capacidad para trascender, rara vez estaremos dispuestos a asumir relaciones sólidas.

El ensayista consideró que, hoy en día, más que relaciones, establecemos conexiones. La tecnología nos permite estar en contacto; sin embargo, no la usamos para profundizar, sino para conectar. En este sentido podemos observar la paradoja de que cuanto menos trascendentes somos personalmente, más individualistas nos volvemos. Además, precisamente en ese contexto desarrollamos necesidades puntuales que nos satisfagan momentáneamente. Eventos fugaces con comienzo y final, incluso pasando de lo real a lo virtual. El amor líquido actual es cada día más irreal. Las relaciones establecidas son insustanciales y faltas de contenido y compromiso.

“Amar significa abrirle la puerta a ese destino, a la más sublime de las condiciones humanas en la que el miedo se funde con el gozo en una aleación indisoluble, cuyos elementos ya no pueden separarse”

-Zygmunt Bauman-

La Fórmula que creó el Blue Monday

Find-your-happy--1024x640Desde 2005, se dice que el tercer lunes de Enero es el “Blue Monday” o “día más triste del año”. ¿La causa? El psicólogo británico Cliff Arnall, desarrolló una fórmula, en la cual lo obtuvo como conclusión.

El también profesor e investigador de la Universidad de Cardiff (Gales) identificó con el tercer lunes de enero, por varios factores: el fin del período navideño (y las deudas que este suele dejar en las economías familiares), el frío propio de estas fechaslos reproches por no haber cumplido los propósitos del año anterior… «Entre el 10 y el 20 de enero es cuando las personas se sienten especialmente miserables por no haber cumplido sus propósitos, por no haber podido dejar de fumar o no haber continuado en el gimnasio», apunta Arnall, que recuerda cómo el clima, «espantoso» en el Reino Unido, la vuelta a la rutina pos-vacacional o el hecho de que la gente cada vez se endeude más solo para comprar los regalos de Navidad son elementos de su fórmula, una fórmula que no precisamente ha estado exenta de polémica.

¿Y en qué consiste la fórmula que lo demuestra? Arnall lo planteó de esta manera:

[W+(D-d)]xTQ/MxNA

En la fórmula la W es el clima; la D son las deudas; la d es el sueldo; la T el tiempo pasado desde navidades; la Q el tiempo que se ha pasado desde que se ha intentado lograr una meta sin éxito; la M la motivación y NA la necesidad de emprender acciones; la x implica multiplicación.

Aunque todo parece de sentido común, la fórmula no es nada científica, el propio autor lo ha reconocido, y mezcla variables incompatibles e incomparables. Cliff Arnall, se gana la vida como consultor de felicidad y ha inventado otras fórmulas con trasfondo publicitario como el día más feliz del año, el cual es el tercer viernes de junio.

Te invito a recordar nuestros artículos acerca de la felicidad:

https://inteligenciaemocionalyproductividad.com/2017/04/15/la-nueva-formula-de-la-felicidad/

https://inteligenciaemocionalyproductividad.com/2016/02/07/el-dinero-puede-comprar-la-felicidad/

https://inteligenciaemocionalyproductividad.com/2014/09/25/la-felicidad-y-la-satisfaccion-laboral/

https://inteligenciaemocionalyproductividad.com/2014/04/20/el-secreto-de-la-felicidad/