Cómo enfrentar la adversidad

En este inicio de año he tenido contacto con situaciones complejas que han puesto en crisis a personas y a empresas. He observado cómo los individuos reaccionan de manera diferente. Las organizaciones son organismos (de ahí su nombre por supuesto) complejos, resultado de los elementos que las integran, su infraestructura tecnológica, de procesos y muy en especial de los valores que sus miembros practican.
He llegado a expresar que después de esta etapa de adversidad que dicha organización enfrenta, o sale fortalecida o resulta herida de muerte.
Ya hemos tocado este tema aunque con otro nombre “resiliencia“. Es por ello que busqué en la red algo relacionado con el tema y que reflejara de manera más amable la capacidad de hacer frente a la adversidad. Encontré el siguiente relato, espero que te haga reflexionar y, si te encuentras en un momento de dificultad, puedas decidir cómo enfrentar la adversidad.

Una hija se quejaba con su padre acerca de la vida y se lamentaba de que las cosas no le salían bien. No sabía como hacer para seguir adelante pues sentía desfallecer y se iba a dar por vencida. Estaba cansada de luchar y luchar, sin obtener ningún resultado. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.
Su padre, un chef de cocina, la llevó al lugar de trabajo. Allí tomó tres ollas con agua y las colocó en el fuego. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo. En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la ultima colocó granos de café. Las dejó hervir. Sin decir una palabra, sólo miraba y le sonreía a su hija mientras esperaba.
La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre. A los 20 minutos el padre apagó el fuego. Sacó los huevos y los colocó en un recipiente, sacó las zanahorias y las puso en un plato y finalmente, colocó el café en un tazón. Mirando a su hija le dijo: Querida ¿Qué ves? “ Huevos, zanahorias y café” fue su respuesta.
La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias, ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera, después de quitarle la cáscara, observó que el huevo estaba duro. Luego le pidió que probara el café, ella sonrió mientras disfrutaba de una exquisita taza de la deliciosa bebida. Sorprendida e intrigada la hija preguntó: “¿Qué significa todo esto, padre?” Él le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: ¡agua hirviendo! Sólo que habían reaccionado en forma diferente.
La zanahoria llegó al agua fuerte, dura; pero después de pasar por el agua hirviendo se había hecho blanda y fácil de deshacer.
Los huevos habían llegado al agua frágiles, su cáscara fina protegía su interior líquido; pero después de estar en el agua hirviendo, se había endurecido.
Los granos de café, sin embargo eran únicos: después de estar en agua hirviendo, habían cambiado el agua.
“¿Cuál de los tres elementos eres tú? Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿Cómo respondes?” Le preguntó a su hija. “¿Eres una zanahoria que parece fuerte pero cuando la fatalidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza?”
“¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable, con un espíritu fluido, pero después de una muerte, una separación o un despido se ha vuelto duro e inflexible? Por fuera te ves igual, pero ¿eres amargada y rígida, con un espíritu y un corazón endurecido?”
“¿O eres un grano de café? El café cambia al agua hirviendo, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto máximo de ebullición el café alcanza su mejor sabor y aroma”.
“Ojalá logres ser como el grano de café, que cuando las cosas se pongan mal, tú puedas reaccionar en forma positiva, sin dejarte vencer por las circunstancias y hagas que las cosas a tu alrededor ¡mejoren!”.
Así que… ¿tú como enfrentas la adversidad?

5 pensamientos en “Cómo enfrentar la adversidad

  1. >Ya había leído la historia, y sin embargo pienso que dependiendo la experiencia llegamos a ser alguno de los 3. Ahora, el reto o propósito para el año nuevo es siempre ser un grano de café, para que después de cada problema, cuando bajen las ganancias, algunas pérdidas sucedan, o incluso nuestros obetivos no se realicen como queramos… seamos aún mejores después de la adversidad.

  2. La manera de desafiar a la adversidad es un indicativo de como concluirán las circunstancias a las que te enfrentas. Si las quieres enmendar reacciona con talento positivo e inagotable.

    Acuérdate del café, que cambia al agua hirviendo, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto máximo de ebullición el café alcanza su mejor sabor y aroma.

  3. Pingback: Los Mejores Artículos COVIRE del 2013 | Inteligencia Emocional y Productividad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s