El amor nos hace más listos y creativos

Durante siglos se ha pensado en el amor como en una especie de droga a nivel cerebral, una locura que nubla la razón, un impulso primitivo y visceral que nos atrapa. Creemos que el amor nos vuelve más distraídos y nos desconecta del mundo, aprisionándonos dentro de una burbuja de felicidad.

Sin embargo, la Neurociencia ahora nos ofrecen una perspectiva diferente. De hecho, neurocientíficos de la Universidad de Chicago creen que el amor provoca cambios a nivel cerebral que nos convierten en mejores personas, en todos los sentidos, incluyendo el intelectual.

Estos investigadores escanearon el cerebro de personas enamoradas y comprobaron que el amor no solo activa el cerebro emocional, como se pensaba en el pasado, sino también las zonas relacionadas con las funciones cognitivas. Eso significa que el amor no solo nos permite conectar emocionalmente sino que también podría tener una influencia positiva en nuestras decisiones racionales y comportamientos.

Según estos investigadores, estar enamorados no solo provoca mariposillas en el estómago y esa sensación de estar volando, sino que también puede ayudarnos a pensar más rápido, anticipar mejor las ideas y comportamiento de los demás e incluso ser más creativos. Además, el amor es una excelente herramienta para combatir el estrés y los sentimientos negativos.

El amor actúa como una “gimnasia cerebral”

En algunos experimentos, mostraban a los participantes imágenes y nombres de personas desconocidas, amigos y su pareja, mientras usaban electrodos para medir con qué rapidez se activaba la “red neuronal del amor”. Descubrieron que esta se activaba en menos de medio segundo, lo cual indica un procesamiento a nivel inconsciente; es decir, nuestro cerebro reacciona ante la persona amada mucho antes de que nosotros mismos lo sepamos a nivel consciente.

Gracias a las técnicas de resonancia magnética comprobaron que el amor pasional y romántico activa hasta 12 zonas cerebrales diferentes. Una de las áreas más sensibles al amor es el giro angular. De hecho, mientras más enamorada está la persona, más se activa esta zona. Es curioso porque el giro angular solo se encuentra en los simios y las personas, y tradicionalmente se ha relacionado con el pensamiento abstracto y la creatividad.

Estos investigadores lo catalogan como un “pequeño robot dentro del cerebro” ya que también nos ayuda a procesar los idiomas y números, además de gestionar datos autobiográficos complejos como la percepción de uno mismo y la “teoría de la mente”, que se refiere a nuestra capacidad para reconocer y atribuir ciertos estados mentales a los demás.

Por tanto, enamorarse no significa únicamente “perder la cabeza por alguien”, también puede ser una especie de “gimnasia cerebral” ya que el giro angular es una zona muy conectada con otras partes del cerebro. Por eso los investigadores creen que enamorarse te permite ser mejor persona.

Esta idea ha sido corroborada por neurocientíficos de la Universidad de Ámsterdam, quienes creen que el amor realmente cambia nuestra forma de pensar activando un pensamiento más global, que es el que se halla en la base de los procesos creativos.

En el experimento, las personas debían imaginar que daban un largo paseo con su pareja, que tenían sexo con alguien o que caminaban solos. Después debían resolver una serie de problemas, algunos demandaban soluciones creativas y otros simplemente eran lógicos. Descubrieron que cuando se activaba la idea del amor, las personas llegaban a soluciones más creativas.

Estos investigadores piensan que el amor romántico nos anima a asumir una perspectiva a largo plazo ya que normalmente se tienen metas en común con esa persona. Esa capacidad para ver las cosas en su conjunto, proyectándose al futuro, estimula un pensamiento global que nos ayuda a realizar asociaciones más remotas e inusuales, que son la base de la creatividad.

El amor no tiene fecha de caducidad

El amorLo más interesante es que el amor no tiene fecha de caducidad. Aunque las primeras etapas vertiginosas matizadas por el romanticismo pueden parecer diferentes del amor que se ha nutrido a lo largo de los años, lo cierto es que nuestro cerebro no detecta las diferencias.

Neurocientíficos de la Universidad de California analizaron a parejas que habían estado casadas durante un promedio de 21,4 años y referían seguir experimentando un amor apasionado. Comprobaron que su cerebro reaccionaba de manera similar que durante los primeros momentos del amor, produciendo una gran cantidad de dopamina.

Este neurotransmisor está relacionado con la sensación de placer, el gozo y la motivación pero tiene otras funciones menos conocidas a nivel cognitivo. De hecho, también se encarga de controlar el flujo de información hacia los lóbulos frontales, por lo que su disminución puede provocar problemas de memoria, atención y dificultades para resolver los problemas.

Ahora ya lo sabes: el amor también puede ayudarte a ser más creativo, pensar más rápido y mantener tu cerebro en forma.

Fuentes:

Cacioppo, S. et. Al. (2014) You are in sync with me: Neural correlates of interpersonal synchrony with a partner. Neuroscience; 277: 842-858.

Cacioppo, S. et. Al. (2012) The Speed of Passionate Love, As a Subliminal Prime: A High-Density Electrical Neuroimaging Study. NeuroQuantology; 10(4): 715-724.

Cacioppo, S. & Cacioppo, J. T. (2015) Demystifying the Neuroscience of Love. Emotion Review; 8(2): 108-109.

Acevedo, B. P. et. Al. (2012) Neural correlates of long-term intense romantic love. Social Cognitive and Affective Neuroscience; 7(2): 145–159.

Cacioppo, S. et. Al. (2012) The Common Neural Bases Between Sexual Desire and Love: A Multilevel Kernel Density fMRI Analysis. The Journal of Sexual Medicine; 9(4): 1048–1054.

Förster, J. et. Al. (2009) Why love has wings and sex has not: how reminders of love and sex influence creative and analytic thinking. Pers Soc Psychol Bull; 35(11): 1479-1491.

La Zona de Confort, el Arousal y su impacto en el Rendimiento y la Productividad

La zona de confort se ha estigmatizado de manera negativa por muchos autores; es momento de reconocer que en un entorno VUCA y en medio de la pandemia de COVID-19 y sus variantes, es una zona que permite lograr un alto nivel de rendimiento y productividad.

Cuando desarrollé el modelo de Equilibrios de Excelencia fue con base en mi experiencia en la gestión de personas y, al representarlo utilicé la llamada «curva normal», utilizada para representar límites en procesos y las probabilidades de eventos en ellos.

Al continuar estudiando acerca de la importancia del balance en la gestión de personas y de la inteligencia emocional, he ido profundizando y aprendiendo que el concepto de equilibrio para lograr el máximo rendimiento es bastante antiguo y, entre las primeras referencias, se encuentra la Ley de Yerkes-Dodson (1908), la cual afirma que

el rendimiento tiende a mejorar cuando las personas poseen un nivel óptimo de arousal o activación, en cambio, cuando el nivel sobrepasa o se ubica por debajo de él, en ambos casos el desempeño, tiende a decaer significativamente.

Importancia del Equilibrio en el Desempeño

Esta ley, producto de una serie de experimentos del comportamiento y su relación con la excitación de la corteza cerebral, generaron una serie de conceptos que hoy son especialmente vigentes en la «Nueva Realidad» y que merecen una atención especial.

La Zona de Confort.

Para Robert M. Yerkes y John D. Dodson, un estado de comodidad relativa genera un nivel constante de rendimiento.Sin embargo, también puntualizaron que para mejorar ese rendimiento necesitamos experimentar cierto grado de ansiedad, salir a conquistar un espacio en el que el estrés aumenta un poco. Llamaron a ese espacio «ansiedad óptima», e indicaron que se encuentra justo fuera de las fronteras de nuestra zona de confort.Para estos psicólogos investigadores la zona de confort es una zona productiva en donde puedes alcanzar un desempeño óptimo y que puedes crecerla a medida que enfrentas nuevas experiencias, retos y experiencias, las cuales, por supuesto te generarán cierto grado de estrés positivo y, ¿por qué no? hasta productivo; la clave es balancear la intensidad y duración de esos estímulos.

Equilibrio en el estrés

El Arousal.

El arousal es un constructo psicológico que mide la activación, tanto a nivel fisiológico como de los eventos internos de nuestro organismo. Por su calidad activadora de la conducta, tiene una relación directa con la atención y por ende, con el rendimiento.Mediante el arousal podemos predecir el desempeño de un sujeto en una determinada tarea, estableciendo una relación de mayor rendimiento con un nivel de activación elevado, que vendría representándose de forma variable desde el estado de sueño o vigilia, hasta los estados más altos relativos a la euforia, la excitación o incluso la cólera. Se podría decir que el arousal es activación en sí misma, es nuestra condición para actuar.

Arousal y Rendimiiento

El arousal tiene una relación estrecha con las emociones, pues estados emocionales intensos pueden provocar cambios bruscos en nuestros niveles de activación o arousal.Es por ello fundamental la autoconciencia y generar estados de activación o relajamiento que nos permitan lograr el balance adecuado y, así, alcanzar nuestro máximo nivel de rendimiento.

Curva de Rendimiento

Los Equilibrios de Excelencia.

Por lo anterior, el Equilibrio de Equilibrios se confirma como un modelo fundamental para el autoconocimiento, la autoconciencia y la autorregulación para lograr el máximo nivel de desempeño en tus relaciones personales y profesionales.

El Equilibrio de Equilibrios

Vivir en equilibrio no es un modo estático, sino un estado dinámico dentro de la Zona de Flexibilidad Situacional que te permite alcanzar tu máximo nivel de desempeño sin caer en los extremos que te alejan de la excelencia.

¿Deseas conocer más de la importancia del balance en tu gestión personal y profesional y profundizar en los Equilibrios de ExcelenciaCONTÁCTANOS.

La Soledad y el Covid-19 cómplices asesinos

La soledad es un problema de salud mental recurrente en Japón que se conoce como «hikikomori» cuando llega al extremo, algo que ha aumentado debido a las medidas de distanciamiento social por la pandemia de COVID-19. Esto al parecer ha provocado que los suicidios hayan aumentado por primera vez en más de una década

Por ejemplo, Agencia Nacional de Policía de Japón informó que más personas murieron por suicidio que por COVID-19 en octubre de 2020, siendo las mujeres quienes han aumentado en un 70% anual. 

El gobierno japonés creó una «oficina de contramedidas de aislamiento / soledad» dentro del gabinete el 19 de febrero para cuestiones como el suicidio y la pobreza infantil, que han aumentado durante la pandemia.

Según reporta el Japan Times, Tetsushi Sakamoto, quien se desepeñaba como el ministro que buscaba revertir la disminución de la tasa de natalidad en Japón, se hará cargo de supervisar las políticas gubernamentales para lidiar con la soledad y el aislamiento. 

«Las mujeres están sufriendo más el aislamiento (que los hombres) y el número de suicidios está en una tendencia creciente», dijo Suga a Sakamoto en una conferencia de prensa el 12 de febrero anunciando el nuevo papel, según el Japan Times. «Espero que identifiquen problemas y promuevan medidas políticas de manera integral».

Estudio realizado en España en 2018. Fundación “la Caixa”

Gran Bretaña cuenta con un ministerio de la Soledad desde 2018.

La pandemia ha generado ansiedad, miedo, incertidumbre… El confinamiento fue una prueba durísima para la convivencia de muchas familias, para el desarrollo de adolescentes y niños, para quienes vivían solos, no solo ancianos, también gente joven que se había independizado y cuya vida se sustentaba, fundamentalmente, hasta ese 14 de marzo, en sus relaciones sociales: sus viajes, sus quedadas con amigos, sus cenas y comidas de trabajo… La casa no era el hogar, el hogar estaba fuera. Pero la pandemia les colocó de bruces frente a una realidad que no habían asumido o no habían querido asumir: la soledad.

Fuentes:

https://www.entrepreneur.com/article/365964

Japón nombra a su primer ministro de la Soledad para combatir el aumento de la tasa de suicidios durante la pandemia