Las personas honestas y sinceras tienen menos, pero mejores amistades

Blas Ramón Rodríguez.

El mundo debería entender que las personas honestas y directas son las mejores. Sin embargo, ocurre que la sinceridad y la honestidad reducen el entorno social. Las personas íntegras, auténticas pasan más tiempo solas, pero menos en soledad.

No todo el que alaba y dice defender la verdad, en realidad lo hace. La hipocresía es un mal endémico de nuestra sociedad neoliberal, donde ser honesto no resulta demasiado rentable, en términos de popularidad. Las apariencias suelen ser uno de los secretos mejor guardados. Demasiada gente tiene la necesidad psicológica de la aprobación. Este es el atajo más frecuente para crear relaciones insustanciales con personas que no merecen la pena. Los vínculos que genera una persona honesta, por el contrario son firmes, fuertes y duraderos.

Si algo no tiene una persona honesta es la necesidad de agradar a todo el mundo. No busca la aprobación de los demás. Y esto ya…

Ver la entrada original 767 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .